sábado, 14 de noviembre de 2009

Ese que dijo.

El que dijo
que de mi solo blasfemias nacen
se treve a cuestionar mis nubes
y solo sostiene de mi
sombras y viejos adagios

le valdría más
no conocer las islas
de mis ojos...

ahí nacen las tormentas
que tanto teme.

César Augusto

2 comentarios:

juan carlos olivas dijo...

Muy bueno César,
un saludo

JCO

[J.C]* dijo...

Me encanta, sobre todo los dos últimos versos con los que cierra. Un saludo.